miércoles, 19 de diciembre de 2007

Madrecito


Juan de la Cruz, madrecito,
alma de sonrisa seria,
que sigues tu senderito
por tinieblas de miseria,

de la mano suave y fuerte
de tu padraza Teresa,
la que corteja a la muerte;
la vida ¡cómo te pesa!

Marchas por la noche oscura,
te va guiando la brisa.
Te quitas de toda hechura,
te basta con la sonrisa.

De Dios el silencio santo,
colmo de noche sin luna,
vas llenando con tu canto,
para Dios canto tu cuna.

Madrecito de esperanza,
nuestra desesperación
gracias a tu canto alcanza
a adormecer la razón.
Miguel de Unamuno.

2 comentarios:

Adeline de Smet d'Olbecke dijo...

estimado, te felicito por tu trabajo.
gracias por visitar mi blog.
pondré un link del tuyo.
un gran abrazo, desde Chile.

Adeline

Su dijo...

Sublime